Anemia Infecciosa Equina

La anemia infecciosa equina es una enfermedad causada por un retrovirus de la familia Retroviridae. Llamados “slow viruses” contiene ácido ribonucleico de alto peso molecular que causa anemia hemolítica mediada por el sistema inmune, material genético con el cual produce el ácido desoxiribonucleico. Este DNA se incorpora dentro de las células infectadas.

  • El período de incubación es de 1 a 3 semanas, pero puede ser tan largo como hasta 3 m
    eses.
  • La AIE mata de 30 a 70 por ciento de los animales infectados.
  • Tres son las formas de presentación de la enfermedad: aguda, subaguda y crónica.
  • No existe tratamiento.

La anemia infecciosa equina es una enfermedad causada por un retrovirus de la familia Retroviridae. Llamados “slow viruses” contiene ácido ribonucleico de alto peso molecular que causa anemia hemolítica mediada por el sistema inmune, material genético con el cual produce el ácido desoxiribonucleico. Este DNA se incorpora dentro de las células infectadas.

Periodo de incubación

El período de incubación es de 1 a 3 semanas, pero puede ser tan largo como hasta 3 meses.

Transmisión

La sangre es el principal agente infectante, pero todo los tejidos, secreciones y excreciones pueden contener el virus, incluyendo la leche, el semen y la orina.

Los potros pueden adquirir la enfermedad en útero o por vía de la leche de su madre infectada.

La transmisión mecánica a través de insecto que se alimentan con sangre es la vía de propagación más importante, aunque en nuestro país también se da la transmisión iatrogénica (mano del hombre) debido al bocado, mordazas y espuelas contaminadas.

La AIE mata de 30 a 70 por ciento de los animales infectados.

Síntomas Clínicos

Tres son las formas de presentación de la enfermedad: aguda, subaguda y crónica.

Agudo

  • Fiebre alta de 40.6 grados Celsius
  • Respiración rápida
  • Abatimiento y cabeza baja
  • Debilidades en las patas
  • Inapetencia y pérdida de peso
  • Los ojos se les tornan de un color rojizo y un poco acuosos.
  • ornan frecuentemente
  • Si el caso es grave sufren de diarrea.
  • A veces se le paralizan las patas posteriores.
  • Sus membranas mucosas se vuelven pálidas o amarillentas, su pulso es ddébil, y los latidos de su corazon son irregulares.

Subagudo

  • Fiebre galopante.
  • Hemorragias petequielales.
  • Depresión.
  • Perdida de peso.
  • Edema en miembros.
  • Anemia.

Crónico

Los portadores no aparentes tienen una mucha más baja concentración del virus de la AIE en sus sangres que aquellos que tienen síntomas clínicos activos de la enfermedad. Sólo una de cada 6 millones de moscas borriqueras es posible que piquen y transmitan el virus de la AIE de este caballo. Puede convertirse en crónica o aguda debido a la fatiga, al trabajo fuerte, o a la presencia de otras enfermedades.

Tratamiento

No existe

Prevención y control

  • Evaluar la población equina de un plantel cada tres mes.
  • En explotaciones donde todos los pacientes resulten negativos, se debe realizar un rechequeo de control cada seis meses.
  • Llevar el registro estricto de los chequeos de control que se realicen a cada animal.
  • Los hijos de madres positivas deben ser aislados y chequeados a los seis meses de edad, antes de integrarlos al grupo.
  • Chequear de inmediato los animales sospechosos.
  • Controlar el movimiento de equinos exigiendo certificados de negativo a     todo animal que legue o se movilice.
  • Aislar por 45 a 60 días a todo ejemplar que requiera ingresar a un plantel, hasta que el último Test de Coggins practicado resulte negativo. Dicho aislamiento debe hacerse por lo menos a 100 metros del resto de la población, debido al radio de acción de los vectores.
  • Si se detectan casos positivos, realizar un chequeo total de los animales, repitiendo la prueba de 30 a 45 días después.
  • Los animales positivos deben ser separados del resto de animales y en lo posible sacrificados
  • No mezcle animales infectados con animales saludables. No reproduzca animales positivos al virus de la AIE.
  • Utilizar jeringas, agujas, mangas de palpación desechable etc. Limpiar bien y esterilizar todo material médico quirúrgico a utilizarse.
  • Mantenga los establos y sus alrededores limpios y sanitarios. Saque inmediatamente el estiércol y la basura. Y asegúrese que el área está bien drenada.
  • Mantener programas de control de vectores.
  • Utilizar los aperos e implementos de cada caballo en forma individual.
  • Respetar las normas y leyes sanitarias.
  • Obtenga la certificación de los resultados negativos a los exámenes de AIE para los caballos de exhibición, ferias de los condados, carreras de caballos, y otros lugares donde muchos animales se congregan.
Todos los derechos reservados © Veterinaria Moncada. 2013